Publicidad

Publicidad

Desde que Dios llego a mi hogar cambio mi vida y la de mi familia

Siempre creí que Dios no me escuchaba, pero seguía orando y orando sin cesar como dice su palabra, oraba por mi esposo que estaba enfermo, oraba por hijas e hijos, siempre estaba en pleito y enfermo, a una de mi hijas las iban ha operar, ya la tenían lista para operar, pero siempre surgía un inconveniente y retardaban la operación, nosotros dentro de nuestras angustia, le pedíamos a Dios que administrara en los médicos, para que la operaran rápido, por miedo que le ocurriera algo.
Para leer mas haz clic Aqui

No hay comentarios.:

Publicar un comentario